La velocidad web, también conocida como tiempo de carga de la misma, es uno de los aspectos más determinantes en la experiencia de usuario. Y no solo eso, ya que también es fundamental para lograr un buen posicionamiento en los motores de búsqueda. Para saber si la velocidad de carga de una web es la adecuada, basta con utilizar herramientas online que realizan un test de velocidad y ayudan a descubrir si hay que aplicar cambios para que los usuarios no desesperen al navegar por la web.

Estas herramientas son, por ejemplo, PageSpeed Insights de Google, Test my Site de Think with Google o Pingdom Tools. En este sentido, existe una regla que señala que el tiempo de carga no debería ser superior a 3 segundos.

La regla de los 3 segundos

Lo primero que debes aceptar es que la velocidad de carga de una web merece mucha atención, pues además de los ya mencionados, hay otros factores que la convierten en un tema más que importante.

Aparte del posicionamiento y la experiencia de los usuarios, es determinante para conseguir ventas, pues si una web tarda mucho en cargar, es normal que la tasa de conversión sea baja. Y, hablando de conversión, no solo hay que tener en cuenta las ventas, sino también la generación de contactos, los comentarios o las suscripciones a una newsletter, entre otros.

Repasemos, una por una, las principales consecuencias de una carga demasiado lenta:

windows

1. Tasa de abandono de los usuarios

En el ámbito del marketing digital es bien sabido que el contenido es el rey, y que es un elemento fundamental -por su eficacia- para atraer tráfico y consumidores a una web. En ese sentido, si el contenido es un pilar determinante, la experiencia de los usuarios es su acompañante. Cuando los usuarios no logran una UX (user experience) positiva, tienden a abandonar la web que estaban visitando, pues seguro encuentran otro site que contenga información parecida.

De hecho, según datos de SmartBear, si el tiempo de carga de una web es superior a 3 segundos, el 57% de los usuarios la abandonan. Asimismo, por cada segundo de más que tarde en cargarse, la satisfacción del usuario también disminuye en un 16% y las visitas registradas caen un 11%.

¡No dejes que tus usuarios desesperen!

2. Baja tasa de conversión y ventas

Amazon, cuya web tiene una velocidad de carga de un solo segundo, llevó a cabo una investigación en la que concluyó que por cada 100 milisegundos de carga pierde un 1% del total de sus ventas. Y, en general, se calcula que por cada segundo de más que tarda una web en cargarse, se reducen las ventas de la misma un 7%. Cabe destacar que, en una sociedad en la que la competencia es tan elevada y los usuarios tienen tantas opciones y tanta información a su alcance, una mala experiencia de usuario es una razón de peso para no comprar en una web y hacerlo en otra.

Y no sólo son importantes las ventas, pues hay muchas webs en las que no se venden productos o servicios, pero sí se ofrece la opción a los usuarios de fidelizar con las marcas y establecer contacto (o generar engagement) con las mismas. Esto se consigue a través de elementos como comentarios, suscripciones, cese de datos para recibir información o descarga de materiales que se ofrecen en la web.

3. Mal posicionamiento en los motores de búsqueda

Una velocidad de carga demasiado lenta es percibida por Google como un error y es por ello que las webs que tardan más de 3 segundos en cargarse son penalizadas con un mal posicionamiento. En esta línea, Google quiere ofrecer en las primeras posiciones del buscador las webs más optimizadas y que por lo tanto van a proporcionarles una mejor experiencia a los usuarios. De este modo, al trazar una estrategia de SEO es muy importante tener en cuenta el tiempo de carga.

google

Consejos para optimizar el tiempo de carga de una web

Dicho esto, queremos explicarte brevemente cuáles son los factores que afectan a la velocidad de carga de una web, y te damos algunos consejos que podrán servirte para optimizarla.

Como es obvio, aparte de los siguientes elementos, deberás tener en cuenta la velocidad de conexión, pues no es lo mismo consultar una web desde un móvil a 128 kbs que hacerlo a través de fibra óptica a 100 mbs. Presta atención:

1. El tipo de hosting

Un servidor o alojamiento web (el espacio donde se almacenan todos los datos de una web) menos potente puede complicar la lectura de la base de datos y, así, ralentizar la conexión y hacer que una web se cargue de forma más lenta.

2. La estructura del código

Un código estructurado de forma correcta influye de forma positiva en la velocidad de carga de una web debido a que el buscador lo leerá todo seguido, sin trompicones, y por lo tanto lo irá mostrando de la misma forma.

3. El uso de plugins

La utilización de plugins es muy recurrente en la construcción de webs, pues permiten la integración de todo tipo de funcionalidades. No obstante, es importante saber cuáles van a usarse realmente y no instalar plugins innecesarios.

4. Los archivos

El tamaño de los archivos que aparecen en una web es determinante en la velocidad de carga. No solo basta con redimensionar una imagen al tamaño de la pantalla, sino que también influyen aspectos como la calidad de ésta o su metainformación, entre otros.

5. El dispositivo de consulta

Cada dispositivo (móvil o desktop) tiene sus características y estas influyen en la velocidad de carga de las webs. Lo ideal es pensar en los dispositivos con los que más va a consultarse una web e intentar desarrollar la web en base a ello.

6. La caché

Los archivos que se almacenan en la memoria caché de un dispositivo ayudan a acceder a una página web que ya ha sido visitada, pues algunos de esos elementos ya están almacenados y no necesitan volver a cargarse.

Analytics

Ahora que ya sabes por qué la velocidad de carga de una web puede afectar a tu estrategia de marketing y como consecuencia, a tu conversión y tus ventas, puedes aplicar los consejos que te hemos ofrecido para optimizarla. Además, si aún tienes dudas, puedes ponerte en contacto con nosotros para que estudiemos tu caso y resolvamos lo que necesites. Somos especialistas en marketing digital y posicionamiento web . ¿Te animas?