Si aún no te has enterado de que Instagram está de moda, es mejor que leas esto:

La red social Instagram nació en San Francisco el año 2010 de la mano de Kevin Systrom y Mike Krieger. Según sus creadores, el nombre surgió al mezclar las palabras ‘instantánea’ y ‘telegram’. Fue Systrom quien publicó la primera imagen de la red social, en julio de 2010. La aplicación se multiplicó tan rápido, tanto en usuarios como en valor de mercado, que en el año 2012 el gigante azul, Facebook, adquirió la empresa por el módico precio de 1 billón de dólares.  

Si aún no te das cuenta de las ventajas que puede proporcionarte este gigante canal de comunicación, atento a los datos:

  • Instagram cuenta con más de 400 millones de usuarios activos por mes (el 80% se encuentra fuera de los Estados Unidos).
  • El 50% de usuarios de Internet tienen una cuenta en Instagram.
  • Existen 25 millones de perfiles de negocios en Instagram.
  • El 60% de adultos que usa Internet está en Instagram, de estos un 30% gana más de 30.000 euros al año. 
  • El 72% de usuarios ha comprado un producto que ha visto en Instagram. 

Está claro que esta nueva plataforma global ha llegado a los negocios para quedarse. ¿Cómo lo consigue? Muy fácil: permite a las marcas humanizar su contenido, inspirar a su audiencia, muestra sus productos y posibilita reclutar a nuevos talentos.

Está claro que esta nueva plataforma global ha llegado a los negocios para quedarse. ¿Cómo lo consigue? Muy fácil: permite a las marcas humanizar su contenido, inspirar a su audiencia, muestra sus productos y posibilita reclutar a nuevos talentos.

Instagram evoluciona muy rápido, en 8 años hemos visto como la compañía ha nacido y se ha convertido en un gigante de las redes sociales. Las stories o historias de Instagram se consideran el futuro del intercambio en las redes sociales, por ello los expertos deben estar al día y aplicarlo a sus marcas.

Aunque es cierto que en su momento las Stories fueron una apuesta arriesgada por parte de Instagram, el tiempo ha demostrado que gracias a ellas ha aumentado el tiempo de dedicación del público a la red social. Desde su lanzamiento, en 2016, la plataforma ha duplicado el número de usuarios de 500 a 1.000 millones.

A continuación los consejos básicos que debes tener en cuenta:

La longitud importa:

Con Instagram Stories puedes destacar un conjunto de imágenes o subir un video de 10 segundos que permanece visible durante 24 horas. El debate sobre la cantidad óptima de contenido que se debe aplicar para atraer más audiencia continua sobre la mesa: algunas marcas aseguran que al publicar más se obtiene un mejor resultado, mientras que otras obtienen resultados contrarios.

Fuente: Buffer

 

En un estudio de Buffer se concluyó que la duración óptima para un Stories, calculando al cantidad de veces que se ha visto desde la primera imagen hasta la última durante 24 horas, es de menos de 7 imágenes o vídeos. En el estudio se determinó que la tasa de finalización cae por debajo el 70% después de haber añadido 8 o más imágenes y vídeos.

Prioriza el contenido:

Los ojos son los que atrapan al usuario. Pon el contenido más importante y que más llame la atención primero pero no descuides el mensaje. La mayoría de los usuarios se van en el primer segmento de una Story, por ello prioriza que la información que se sitúa en primer lugar sea la más importante.

Si publicas más de un contenido en Stories, haz que tenga un hilo conductor y llama la atención para que el usuario quiera continuar la Story hasta el final.

¿Quién no ha visto ésta imagen? El timing importa.

¡Nadie! Alrededor de 400 millones de personas usan Stories diariamente. Dado que en todos los lugares del mundo los usuarios tienen que trabajar para poder sobrevivir, existen unas horas concretas dónde, al igual que en la imagen, los usuarios aprovechan para ver contenido online.

Según el estudio de Buffer citado anteriormente, las mejores horas para publicar contenido en Stories coinciden con las horas de desayunar, desplazarse al trabajo, comer y cenar. De hecho, los índices de finalización llegan a los máximos entre las 4 y las 6 de la madrugada, las 12 y las 2 del mediodía y finalmente, entre las 8 y las 10 de la noche.

Fuente: Buffer

Según quién sea tu audiencia los estudios pueden segmentar un poco más el perfil, por ejemplo, los estudiantes no se acuestan a la misma hora que los financieros. Aunque no hay un acuerdo concreto, el patrón más común indica que los dos mejores momentos para publicar un Stories para un público internacional se sitúa a las 2 de la madrugada y hacia las 5 de la tarde. Mientras que las peores horas se sitúan alrededor de las 9 de la mañana y las 6 de la tarde.

Este parámetro no se aplica si nos dirigimos a una audiencia local. En ese caso las horas previas y posteriores al horario laboral son las mejores para publicar, por lo tanto, entre las 7 y las 9 de la mañana, y pasadas las 5 de la tarde.

La mejor manera de conocer tu audiencia es usando las herramientas que te proporciona Instagram. Analytics te permite segmentar tus seguidores por origen, edad, sexo y población. Para entrar más en detalle se pueden contratar agencias que realizan el estudio en profundidad.

 

Fuente: Tekla.io

 

Antes de pasar al siguiente consejo, sí, el timing importa. El algoritmo de Instagram usa tres factores clave para priorizar la información:

  • Relevancia: los usuarios verán contenido similar al contenido con el cual han interactuado en el pasado.
  • Relación: los usuarios que interactúan con tu perfil tienen más probabilidades de ver tu contenido en posiciones altas.
  • Reciente: más contenido reciente será priorizado, especialmente si funciona bien.

Menos es más:

Aunque es cierto que Stories te permite usar multitud de funcionalidades muy creativas (hashtags, preguntas, tipografías, gifs, emojis, etc.), a veces menos es más y se aconseja ser simple. Según un estudio de The Guardian, las Stories simples, con diseños estáticos y rápidos videos explicativos, funcionaban mejor que los vídeos producidos de manera profesional.

Tres consejos de simplicidad:

  1. Usar una imagen de fondo para contar una historia de manera rápida
  2. Añadir un texto que le otorgue sentido a la imagen
  3. Decorar con logos y gráficos minimalistas
Fuente: Tekla.io

Aprovecha las plantillas para Stories:

Existen plantillas de diversos formatos que te permitirán adecuar las Stories a tu marca. Son herramientas sencillas y una alternativa provechosa que te permitirá ahorrar tiempo en pensar el diseño y centrarte en el contenido.

Además es importante tener en cuenta que a partir de los 10.000 seguidores Instagram te permite poner links en los Stories. Aprovecha esta funcionalidad para dirigir tráfico a tu web o blog. Ah! Para saber un poco más sobre Instagram Stories no dudes en visitar nuestro post sobre su primer estudio

6 trucos a tener en cuenta:

  1. Cuenta una historia: las cosas fáciles y claras se recuerdan más. Si además tiene una buena narrativa, éxito absoluto.
  2. auténtico: el contenido auténtico es honesto en el mensaje y en la ejecución. La gente confía en lo real.
  3. Aporta valor: valor es decirle a tus seguidores cómo hace que convierte la vida en algo más sencillo o mejor. Hazles sentir algo.
  4. creativo: no tengas miedo en probar algo diferente, tu audiencia se dará cuenta y te prestará atención.
  5. Planifica con antelación: eso te permitirá crear contenido que tenga sentido y atrape al lector.
  6. Promociona tu Stories: invertir en promover una story permitirá que tenga una mayor exposición.

¡Consigue plantillas gratuitas para tus Instagram Stories!