El diseño se ve normalmente como un centro de gastos en lugar de verlo como una oportunidad y/o una herramienta que crea valor al negocio. Por eso, siempre que la empresa tiene que tomar decisiones económicas, el que se ve más afectado negativamente es el diseño. 

La intención de este artículo es enseñar los puntos fuertes del diseño y demostrar porqué es uno de los servicios de márketing digital más importantes para cualquier empresa:

El buen diseño nos ayuda a vender más

Tu marca es tu presentación hacia tu público objetivo, por lo tanto tiene que transmitir sus valores y crear una conexión emocional entre el consumidor y el producto. Con un buen diseño tus potenciales clientes serán atraídos a tu marca más fácilmente. 

Aprovecha para renovar la imagen de tu negocio, y crea una imagen coherente de lo que quieras transmitir con la ayuda de los profesionales. Haz el diseño parte de tu ADN.

Es aquí donde debemos desmarcarnos de nuestra competencia. Tenemos que generar una marca que nos retenga y genere confianza.

El diseño nos ayuda a retener

Tanto como la marca corporativa como el diseño gráfico en publicidad puede sorprender, provocar emociones, llamar la atención. La saturación del mercado y el contexto actual lo tenemos que tener en cuenta para crear una estrategia que se anticipe a las expectativas del cliente para crear una relación profunda y duradera.

El diseño te ayuda a dirigirte a tu consumidor

Con eso el consumidor sabe a qué tipo de empresa está comprando con la imagen que proyectas. Si eres sostenible, si te gustan las causas sociales, etc. Un buen ejemplo es Apple, como se comunica hacia su público objetivo demostrando su exclusividad. La diferencia de precio entre un Xiaomi y un Iphone reside en la marca. La gente paga la marca y los valores que transmite.

En definitiva, podemos decir que el diseño no es un gasto, es una inversión, y para la obtención de buenos resultados siempre se debe confiar en un buen profesional.